«

»

Sep 04

Reflexiones profundas o pajas mentales?

Leo en El cuaderno de Oigrés (A quien no conozco de nada y a donde he llegado en uno de mis habituales naufragios a la deriva por la web) una ligera reflexion sobre la presion que representa (para el) mantener un blog.

Este hombre sostiene que mantener un blog, mas o menos personal, es una forma de exponerse al mundo y, por lo tanto de ser interactuado por el (Interactuar es reflexivo?) lo que le lleva a la necesidad de mantener un nivel de calidad en el blog.

Me ha hecho pensar…. Me ha hecho pensar que no estoy de acuerdo en absoluto.

Yo se que mi blog lo lee poca gente, igual que mi web, pero es algo que me da exactamente lo mismo. Creo que ya tengo bastantes obligaciones diarias (Obligaciones escogidas, mas o menos libremente por mi) como para convertir un hobby en una mas.

En cuanto al narcisismo, desde el punto de partida de mi disertacion (Diarrea mental) no tiene cabida. Que tipo de narcisismo es aquel que no necesita publico para manifestarse?

Asi es que, realmente, la pregunta clave es: Para que escribo un blog?

Supongo que el que se reconoce narcisista lo hace, efectivamente, para que le lean y puesto que le leen, para que le aprueben y de ahi vendra la presion.
Aquel que se identifique mas con el exibicionismo (De la mano del narcisismo, separados por una sutil linea) lo hara porque vean como es, pero sin la presion de la aprobacion.

Sin embargo creo que hay motivos mas altruistas que ese, no todo el mundo necesita exibirse o recibir aprobacion, aunque lo haga o la reciba. Que hay de aquello de compartir la informacion, de polemizar, de crear opinion, de arrastrar a los demas a conocer parcelas de la vida que son ignotas para ellos?

Hoy en dia cualquiera tiene un blog, no hace falta saber mucho para seguir los asistentes que contienen las paginas web, crear un espacio y llenarlo de los mas variados contenidos. Los hay para todos los gustos: Poesia, cocina, sexo, arte, inventos, relaciones, diarios, informacion, alarmismo…
Supongo que habra quien opine que algunos son una mierda, que les falta contenido, precision, veracidad… Entre los espectadores que compartan esas opiniones estaran los narcisistas y los exhibicionistas. Habra otros que opinen que cada cual escribe lo que le da la gana (Con mejor o peor estilo) que para eso tienen un espacio gratuito. Incluso hay quien no tiene ni idea de lo que es un blog!!!

En definitiva: Es muy tentador sentirse un poco ombligo del mundo por tener un blog y recibir X visitas diarias y algunos comentarios (Yo tengo poco de lo primero y nada de lo segundo) pero tambien es un poco gratuito, no creeis?

Yo escribo para el que me lee, corrigo lo que YO creo que es incorrecto y, valorando los comentarios, no les doy mas importancia que la que le doy a mi blog, un hobby.

Pequeños dioses de barro….

Y vosotros, que opinais?

POBRE PRINCIPITO – Mama Ladilla
Un día desperté con una resaca chunga, chunga, de cojones, no sé lo que hice ayer.
Al lado de la cama, yo vi un papelote todo sucio y arrugado, ¿qué coño puede ser?
Y cuando quise cogerlo y leerlo, muy pronto fui presa de una gran sorpresa,
y aunque yo me resistía tuve que reconocer
que era mi caligrafía.
De incongruencias que desafiaban la mayor de las paciencias había sido autor,
y no decía nada, nada lógico, un mono del zoológico lo habría hecho mejor:
los estertores de un cólico nefrítico resultan congruentes, incluso inteligentes,
comparados con el fruto de mi mente enajenada
largando sobre nada.
Pero como soy muy ecológico, me dije que lo lógico sería reciclar
el pobre papelito, ¡pensar que, para esto, un inocente arbolito tuvieron que talar!
Y muy pronto encontré para él un lugar muy chulo, junto al papel del culo.
Allí su presencia sería de gran utilidad
un día de emergencia.
Y al cabo de unas horas, se vino a comer el gorrón de mi cuñado, ¡quién
coño le ha invitado! Animalito, traía un apretón de tres pares de
cojones con retortijones.
Sudaba, temblaba y sólo pensaba en poner un huevo, quedarse como nuevo.
Con los ojos en blanco, hasta el trono se arrastró
y se puso a la faena.
Salió de allí sin limpiarse la zurraspa ni tirar de la cadena, imagínate qué escena,
¡qué tío más marrano! Blandía en su mano aquél texto inhumano con cara de emoción.
Me abrazó, me besó, me mordió, y lloró de alegría ¡creí que se corría!
y me dijo como pudo cuando recobró la voz:
“menuda poesía”
Y se puso a hacer una canción, pues aquella aberración desató su inspiración,
y le puso un ritmo unch, unch y añadió un estribillo de dua dudua
y en tan sólo cuarenta segundos había parido el tema más podrido,
la cosa más horrenda que escuchó la madre Gea,
enfermizamente fea.

Y se vendieron en una semanita millones de compactos de aquel tema putrefacto.
¡Y yo que estuve a punto de emplear la canción del verano para rebañarme al ano,
ahora que soy rico, con billetes de diez mil me lo dejo bien limpito, ¡pobre principito!
¡Pobre principito!

1 comentario

  1. el gato pardo

    El motivo de cada uno a la hora de escribir un blog evidentemente es diferente, unos escribiran como hobby, otros para ser observados, leídos, otros simplemente para reflejar en un lugar y bajo el yugo de unas letras sus pensamientos, ideas, sentimientos… Un blog puede llegar a ser tantas cosas. Yo estoy de acuerdo con Oigrés en que a medida en que escribes en tu blog cada vez eres más exigente contigo mismo. Para mí se ha convertido en un vicio. Me gusta escribir en mi blog, no porque me lean, sino porque es una manera de desahogarme, de expresarme, de plasmar eso que has hecho, hablar sobre algo que has leido, algún sitio que has visitado… Es como si volvieras a vivirlo mientras lo escribes. Por eso, yo personalmente no escribo para los demás, escribo para mí. ¿Qué egoista, no? encima quienes lo leen (la mayoría amigos) tienen que aguantar mis idas de olla (a veces insufribles).

    Así que supongo que estoy de acuerdo con los dos, o con ninguno. No sé. Lo único que se es que hacia mucho tiempo que no escribía y gracias a este nuevo invento de la Red he vuelto a retomar el gusto por escribir. Eso es lo importante. Que te lean o no es lo de menos, aunque… siendo sincera siempre te hace ilusión que haya que te conteste, ¿o no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>