«

»

Jun 10

Pesadillas

En el silencio de la noche
un grito desgarra mi garganta
miedo y confusión, sobre fondo gris
todo cambia y se retuerce
haciendo de la realidad una farsa.

Las luces me abandonan en pos
de lograr que la oscuridad
me consuma hasta anularme
triste conspiración de ideas alocadas
en una mente confundida y extraña.

Me meces en tu voz, para darme la paz
y son tus brazos tus palabras
y tus besos su sonido
en mitad de la noche
cuando todo cambia y se retuerce.

Una sola imagen en la cabeza:
la tuya, que no tienes
un solo olor familiar:
el tuyo, que no conozco,
una sola presencia, la tuya, que no estas.

Te acercas demasiado, querida amiga
y llegas a dominios donde el fuego,
en su crepitar incesante,
funde las almas perdidas
de los que siguen adelante.

Aun así te quiero al lado,
a pesar de lo que seria,
si hiciéramos caso a la razón,
un ejemplo claro y absoluto,
de una solemne tontería.

Pero que le voy a hacer
si me tienes atontado,
si tus vientos de tempestad,
en el centro del hurancan,
me tienen atrapado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>