«

»

Ago 25

Quería contaros…

Me acabo de acordar de algo que me paso, y os lo quería contar.

No recuerdo que mes era, ni que año, debe hacer tres por lo
menos. No llevaba mucho trabajando en la empresa, era verano y hacia
muchisimo calor. La verdad es que el trabajo no era lo que yo esperaba,
de hecho no era lo que me dijeron, pero eso pasa a menudo, verdad?

Trabajaba dando servicio tecnico por telefono, eso en principio,
pero ademas a esa linea llamaban todos aquellos que se quejaban,
realmente no era un puesto agradable. Ademas estaba el jefe, le recuerdo
perfectamente con esa sonrisa burlona que te decia continuamente: “Te
estoy despedazando y no sabes ni por donde”. El reconocia todo lo que yo sabia
y lo bueno que era en mi trabajo, pero eso no quitaba para que me
pusiera a parir de la forma mas cruel que se le ocurria. Eso era, cruel,
con todo el mundo. Sin embargo comenzo a hacer algo y fue cubrirse
conmigo delante de los jefes para anotarse el punto y si era un fracaso
tenerme de sparring. La verdad es que era una situacion muy tensa. Tan
tensa que yo no podia mas.
Y aquel dia no pude ir a trabajar, simplemente no tenia fuerzas.
Les menti a todos, incluso a mi hermano, aun recuerdo como se
enfado conmigo. Entonces, aun no sabia que hay gente que te quiere
incondicionalmente hagas lo que hagas. El me enseño eso en esta ocasion
y en muchas mas.
Estaba tan agotado fisica como siquicamente que la idea de ir a
trabajar, a enfrentarme con todos esos clientes molestos y a mi acido
jefe empezaban a provocar en mi algo muy, muy parecido a la fobia, y la
idea de estar alli me daba repulsion, me daba miedo. Por aquel entonces
me gane el apodo por el que se me conoce: Chucky, el muñeco diabolico.

No pude ir, y sintiendome culpable, sabiendo, y asumiendo que lo
que iba a hacer no estaba bien, cogi el tren y sin decir nada a nadie,
me fui a casa. En aquel entonces vivia en un pueblo en la sierra. Al
llegar sabia lo que me iba a encontrar, una casa vacia en un pueblo
vacio. Silencio. Soledad.
Una soledad que me ahogaba y me consumia de la misma forma que
se consumian los dias uno detras de otro, vacios, sin sentido. Pero al
menos estaba en casa, mi refugio, alli nadie me consolaria, pero tampoco
habria reproches, luchas, ataques. Solo la paz que yo pudiera darme a mi
mismo.

El trayecto duraba 1h y poco. Recuerdo que miraba el paisaje,
mas bien lo veia, ausente, absolutamente abandonado. Recuerdo que
lloraba en silencio, de cara al cristal y no sabia hacia quien o que
dirigir mi pena. Y al fin, como un niño, cai en un sueño agitado e
incomodo. Cuando desperte no sabia donde estaba, pero si me di cuenta de
que el trayecto duraba mas que todos los que conocia, asi es que me
habia pasado de estacion.
Consulte el horario de trenes y vi que el siguiente pasaba
dentro de tres horas, pero tampoco sabia como de lejos estaba ni cuanto
me habia pasado. Al fin llegamos a la estacion, la siguiente a la mia.
Primero comprobe si habia autobuses o conocia a alguien para que me
llevara, pero no tuve suerte. Me propuse esperar, pero joder! Tres
horas….Al fin y al cabo solo era una parada, no podia ser para tanto.
Pense que podria volver a casa siguiendo el camino que transcurriera
paralelo a la via del tren, o en ultimo caso, por esta.

Debian ser las tres o las cuatro de la tarde, el sol caia a
plomo sobre el pueblo sin una sombra, sin un arbol, y me puse a caminar.
Lo primero que me encontre fue una cuesta arriba que no se acababa nunca!
Siguiendo un camino de tierra flanqueado por chalets diseminados aqui y
alli segui subiendo y subiendo y maldiciendo y maldiciendo…..

Al fin llegue al punto mas alto. A mi izquierda una enorme
montaña completamente verde me protegia y vigilaba, el gran coloso de la
naturaleza, rotundo, firme. El verde de sus laderas casi brillaba en el
dia transparente. A mi izquierda el valle se derramaba, profundisimo
sobre un rio de gran caudal que mas alla remansaba en una presa. Todo
era verde y aqui y alli grupos de flores, blancas, rojas y enormes
bosques se veian hasta donde alcanzaba la vista. Respire hondo sintiendo
toda esa energia, toda esa vida que me rodeaba y me senti mejor. Pense
que la penosa vuelta podia ser en realidad un bonito paseo y que al fin
y al cabo, tardaria menos de tres horas en volver. Seria precioso
caminar por aquel valle verde y frondoso con el rumor del agua alli
abajo, lejano.

Segui caminando hasta que el final del camino, en la central
electrica de la via y no tuve mas remedio que continuar por esta.
Mientras me maravillaba del espectaculo de la naturaleza y de
las cosas que la gente arroja de los trenes deje de pensar, sin darme
cuenta en el trabajo, en los problemas, en el jefe. Solo caminaba,
absorto mirando esto y aquello.
Andar por los railes con nauticos es muy incomodo, ese dia iba
guapo: Vaqueros negros, una camisa azul claro y unos nauticos. La camisa
hacia rato que se afanaba alrededor de mis caderas y los zapatos me
estaban j… matando, quiero decir. Pero realmente merecia la pena.
Pequeños regerillos de agua descendian por entre rocas musgosas
protegidas del sol por matorrales asi es que bebi y me refresque.
Llegue a un puente largisimo que atajaba el camino por encima
del rio, alla abajo. Desde aquella altura se podia apreciar claramente
lo grande que era y la fuerza de sus aguas. Estuve tentado de bajar y
bañarme pero estaba demasiado lejos y no se veia ningun camino
practicable, asi es que lo deje. Caminaba por mi derecha, para ver los
trenes de frente y lo vi, de frente 🙂 . Salia de la curva donde
acababa el puente, entre rocas negruzcas cubiertas de jaras. Estaba
lejos, asi es que no me asuste,fui a mi derecha con la intencion de
apartarme de la via pero vi que acababa en un terraplen que caia al
vacio por debajo del puente, pense que habria mas margen. Me tumbe sobre
las piedras a todo lo lejos que la inclinacion del terraplen me permitia,
dos metros, no daba para mas y el tren paso, haciendo retumbar el puente
y haciendo saltar piedras a su paso, protegiendome para que no me diera
ninguna con los brazos.
Un buen trecho del camino transcurrio muy tranquilo totalmente
relajado, con la mente en blanco o por lo menos, ausente. Hasta que tras
atravesar otro pequeño puente me encontre delante de un tunel.

Debia ser muy largo, a unos cinco metros de la boca la luz moria,
consumida por una oscuridad humeda. No se veia nada al otro lado, no
podia saber como era de largo. Busque otro camino, por encima del puente,
pero se hallaba cercado por una valla metalica y oxidada que debia tener
unos tres metros de alto. Tampoco se me ocurrio pasar por debajo de la
valla. No sabia que hacer asi es que pense en entrar un poco, hasta
donde terminaba la luz a ver si veia algo mas. Entre en la oscuridad y me
quede escuchando. Hacia delante no se veia ni oia nada, quiza el tunel
estaba en curva, pense. Empece a caminar, sin saber muy bien si hacerlo
o no.
El primero de los miedos fueron los bichos, pero en seguida paso
ya que seguia sin oir absolutamente nada. El segundo fue tropezar y caer,
asi es que me concentre en caminar en el centro de dos railes y en medir
la altura del suelo. No se me daba mal, la verdad.
Al cabo de un poco la oscuridad se hizo, si cabe, mas oscura.
Mire atras y no vi nada, solo negro, mire hacia delante y vi lo mismo.
Entonces me di cuenta de que no podia volver atras. Atras tendria el
mismo problema y hacia delante lo resolveria, asi es que intentando
seguir en el centro de los railes segui caminando a oscuras.
De pronto lo senti acercarse. El alambre de las catenarias
empezo a vibrar y los railes a traer el sonido de las ruedas chirriando,
metal contra metal. En ese momento se me pasaron muchas cosas por la
cabeza, pero todas conducian a lo mismo. Necesitaba saber por donde
venia el tren. Yo estaba en los railes de mi derecha pero no lo veia
venir de frente, por la espalda tampoco veia nada. Por muy largo que
fuera el tunel, el tren debia estar muy cerca y para cuando viera las
luces, quiza fuera tarde. Salte a la derecha buscando la pared por si
venia de frente estar lo mas alejado de el que me fuera posible. La
pared estaba a un metro escaso del rail, asi es que me pegue todo lo que
pude a la pared y me agache, en cuclillas por si el tren llevaba algo a
los lados que me pudiera golpear. En efecto, cuando lo vi era demasiado
tarde, estaba a unos 100 metros de mi y no tardo mas de 1 segundo en
recorrer la distancia que nos separaba. Venia de frente, el conductor me
miro asustado, me pregunto que cara tendria yo, sudoroso con la camisa
enrollada a la cintura dentro de un tunel sin luz. Por la luz de los
vagones pude ver que el tunel estaba en curva y me parecio que la salida
no estaba muy lejos. El tren paso a mi lado, textualmente y me emociono
aquella sensacion, toda esa mole pasando casi rozandote a esa velocidad
te da la impresion de poder sentir toda su fuerza dentro de ti y de
alguna manera hacerla tuya.
Cuando paso, me quede mirando su rastro negro, de pronto, estaba
otra vez a oscuras, pero esta vez, decidido y animado camine resuelto
sabiendo que el tunel, por muy largo que fuera, acabaria. Y en efecto,
acabo! Y tras el me volvi a encontrar el fantastico paisaje de la
naturaleza y pude disfrutar de su orgia de colores y de olores, de la
vida que albergaba y de la belleza que yacia en todo ello, esperando ser
descubierta.
Llegue a la estacion a la vez que el tren, me hizo gracia. Habia
tardado tres horas al final, pero eran las tres horas mas plenas que
habia vivido en mucho tiempo. Estaba lleno de sudor y de polvo y por mi
ropa se podia decir que llevaba meses caminando. Pero me sentia
maravillosamente bien. Conmigo y con el mundo que me rodeaba.

Aquel dia aprendi muchas cosas. Aprendi que siempre se debe
caminar hacia delante y lejos de huir los problemas, hay que
enfrentarlos. Aprendi que por muy oscuro, perdido, desorientado y
confuso que te encuentres, si sigues caminando, hallaras la luz. Aprendi
que cuando todo se te hecha encima, siempre existe un refugio seguro. Y
aprendi que al final, siempre queda la naturaleza, la vida, esperandonos
para saludarnos y brindarnos toda su belleza y su vida y que el que sabe
apreciar eso, nunca esta solo.

Me acabo de acordar de esto que me paso, y os lo queria contar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>